Recorte preventivo en granjas con camas de arena

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Está muy claro que en vacas de leche de producción intensiva es necesario realizar recorte preventivo para controlar la aparición de cojeras. Sin embargo, resulta muy curioso cómo puede afectar no sólo el clima de la región si no el microclima de cada granja a la salud podal.

En este post incluyo una serie de fotos de una granja del Medio Oeste en EE.UU., donde he estado trabajando varios días. Se trata de una granja de leche con vacas de raza US Holstein. Realizan tres ordeños al día y las instalaciones son de cubículos con cama de arena. Cerca de la sala de ordeño hay tres lotes de vacas, pero los demás deben caminar unos 300 metros para ir y para volver al ordeño, esto es, 1,8km al día. Quien trabaje en granjas con camas de arena ya sabe que este material se acaba distribuyendo por toda la granja, con lo cual, el camino al ordeño se convierte en un suelo muy abrasivo (cemento y arena). El recorte preventivo se hace a mitad de lactación y al secado. Por el microclima, los casos de suela fina son frecuentes. Tampoco son extraños los casos de pezuña en tirabuzón.

20170103_104434 20170103_105251

Estas dos imágenes muestran el aspecto de pezuñas de vacas al secado justo antes de comenzar el recorte. La foto de la izquierda es una extremidad posterior izquierda, la de la derecha, una posterior derecha. Nótese cómo la pezuña lateral invade el espacio del hueco axial de la medial, típico de granjas con cama de arena. En la foto de la izquierda se puede apreciar mejor que en la derecha que, a pesar de ese sobrecrecimiento en la suela a la altura de los huecos, la punta de la suela está algo incurvada debido a desgaste excesivo.

20170103_105330 20170103_105649

La imagen de la izquierda muestra una pezuña posterior medial de la extremidad derecha que tiene una longitud en pared dorsal adecuada. La foto de la derecha muestra el resultado del recorte, la pezuña medial apenas se ha tocado, sólo se ha hecho el hueco axial, la lateral se ha igualado a la medial, evitando tocar la punta de la suela, donde más desgaste hay en las pezuñas de esta granja, para prevenir la aparición de suela fina.

En las vacas en mitad de lactación la apariencia de las pezuñas no es muy distinta…

20170103_114259 (1)

Pezuña posterior medial. La longitud de la pared dorsal es fisiológicamente normal, 7,5 cm.

20170103_121642

Misma vaca, misma extremidad. Foto tomada durante el recorte. La pezuña medial no ha necesitado recorte, se le realiza el hueco axial para finalizar el recorte de esta pezuña. Sin embargo, se puede ver la diferencia de dimensiones de la pezuña lateral, que invadía a la medial en la región central de la suela. Por ello, se ha eliminado más casco de la suela y menos de la pared, el largo de la pezuña lateral era más o menos normal, apenas se ha recortado. Se ha realizado un hueco axial agresivo por la presencia de hemorragias circunscritas.

La presencia de estas hemorragias en animales a mitad de lactación nos avisan de que las condiciones y el manejo de la granja no sólo pueden causar lesiones en las puntas (típico de granjas con suelas finas) si no que, al ser la suela más débil (más blanda y expuesta a mucho desgaste), la presión de la tercera falange sobre el córion se amortigua menos y traspasa mejor al casco, generando estas hemorragias, predecesoras de la típica úlcera de suela. Puede que los animales no necesiten casi recorte, o nada, pero el hecho de revisar las pezuñas en una granja como esta, comprobar que la suela no está fina y que no hay hemorragias, parece ser de gran ayuda para que las vacas no padezcan cojera, ¿Qué pasaría si a esta vaca no se le revisa a mitad de lactación?.

Leave a Comment