Acerca de estas pezuñas en Vacas Pirenaicas

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Hola a todos!

La semana pasada subimos unas fotos de unos casos curiosos que nos habíamos encontrado en vacas pirenaicas y prometimos resolver la causa de por qué sus pezuñas tenían esta apariencia:

Estos animales son de producción extensiva o semi-extensiva en la mayoría de los casos. Este rebaño, al comienzo de la primavera, no debió de encontrar gran cantidad de hierba en los pastos, pero sí robles con brotes verdes bien sabrosos los cuales ingirieron.

Los brotes verdes, así como las bellotas, del género Quercus (al que pertenece el roble), tienen gran cantidad de taninos, sustancias que son tóxicas para los rumiantes. En realidad, no todos los tipos de taninos que existen en estas plantas son tóxicos, pero la mayoría de los que hay en brotes verdes y bellotas lo son.

El resultado: el ganadero se encontró con que sus vacas enfermaron repentinamente, con signos de nefrotoxicidad. El susto fue importante, pero con ayuda del veterinario consiguió sacar adelante al rebaño. Unas semanas más tarde detectó el estado de las pezuñas y nos contactó para que fuéramos a verlo.

Estos animales presentaban fisuras horizontales, consecuencia de la intoxicación. La fisura horizontal es una lesión que aparece a causa de un estrés fuerte, ya sea metabólico, infeccioso o intoxicación. Es una hendidura en la pared de la pezuña que se extiende paralela a la banda coronaria, produce doble suela y, según se acerca a la punta, por el crecimiento de la pezuña, puede resultar muy doloroso para el animal. Cuanto mayor sea el estrés sufrido, más marcada será la fisura.

El tratamiento recomendado es realizar un recorte terapéutico cuidadoso y procurando eliminar la doble suela.

También es recomendable vigilar lo que ingieren los animales en épocas de pasto pobre 😉 así nos evitamos sustos.

Leave a Comment